NIÑOS DEL BRASIL (por Santi Rex)

03Amor y espinasMaxi

Niños del Brasil nos juntamos por la música en si, por lo que nos hacía disfrutar. Desde críos queríamos participar en ese mundo maravilloso de glamour, diversión y magia que veíamos en los conciertos, en las revistas y fanzines y en los escaparates de las tiendas de discos. Creo que formamos el grupo por ese amor a la música, que nos hizo coincidir en un momento muy dulce de la música zaragozana y quizá con la pretensión de devolverle a la música algo de las sensaciones y la alegría que nos producía. Y quizá por eso mismo todavía continuemos en ello, porque pese a no haber sido grandes músicos nunca, sí que el grupo nos hizo ser grandes amigos.

img134

Desde mediados de los ochenta habíamos ido participando en distintos grupos y distintos proyectos musicales (John Landis Fans, Boda de Rubias, Héroes del Silencio, Zumo de Vidrio, Tres Años de Pena, Condición Humana…) hasta que decidimos juntarnos para concretar todas aquellas ideas, gustos y ambiciones en un proyecto común en el que plasmar todo lo que llevábamos dentro. De esta forma creamos nuestras primeras canciones y dimos forma a lo que sería nuestro primer disco, Del Amor y Del Odio, publicado a finales de 1989, con el que cerrábamos una década maravillosa y abríamos expectantes la última década del siglo.

img148

Del Amor y Del Odio reunió, como una colección de cromos, todas las influencias que habíamos mamado de aquellos fascinantes 80s un poco convulsivamente, dando forma a un disco ecléctico e incluso contradictorio, con baladas, música de baile, heavy metal y tecno pop, algo incomprensible para aquella época, pero para nosotros totalmente natural.

img138

Es un disco visceral, hecho mucho más con el corazón y las tripas que con la cabeza, algo que ha marcado siempre nuestra evolución, para bien o para mal. La gran aceptación que tuvieron nuestras canciones en Zaragoza (nuestro primer single, Al Oeste, sonaba cada 10 minutos en todos los bares de la ciudad aquellos pilares del 89) nos dieron el espaldarazo y la energía necesarios para saltar al ámbito nacional y defender nuestra música, nuestro grupo y el emergente pop aragonés fuera de nuestra región.

img056 img092

Después comenzaron los 90s, otra década fantástica y apocalíptica, y llegaron nuestros tres siguientes discos, Mensajes al Viento de 1991, Mundos en Eclipse de 1993 y El Imperio de los Sentidos de 1996. Llegaron las giras, los videoclips, aquel concierto de la Romareda junto a los Héroes del Silencio y Las Novias, los llenazos en la En Bruto, el Festival Interferencias en La Chimenea, los macroconciertos de Interpeñas, la Plaza Mayor de Salamanca, el Parque de Atracciones de Madrid, Villafeliche, Avilés, Manises, Huercal Overa, Almendralejo… Incluso un hijo tardano en el nuevo siglo, nuestro disco Géminis, del 2009 y nuestras excursiones por México DF… Todas las alegrías y los sinsabores que nos ha dado esta “profesión”. Pero bueno, eso es la vida, no? Sentir, divertirse y sufrir un poco.

img070 img084x

Quizás a veces te queda una sensación de que podrías haber hecho las cosas de otra manera, haber tomado otras decisiones, otros caminos que quizá nos hubiesen llevado a un mayor éxito, o a un mayor fracaso. Pero eso nunca lo sabremos, al menos en este lado temporal J. Lo que sí está claro es que lo que hemos hecho en estos casi 30 años de grupo, lo hicimos de corazón y nos hizo ser muy felices.

Y que dure…